AUTOR: John Francis Moore (guión), Pat Broderick (dibujo)
TÍTULO: Doctor Muerte 2099 No. 1: Musas de Fuego
EDITORIAL: Planeta De-Agostini S.A. / Cómics Forum (Primera edición)
AÑO: 1994
PÁGINAS: 24
RANK: 8/10
.


Por Alejandro Jiménez

No cabe duda que para los fanáticos de la ciencia ficción, el Universo 2099 constituye la línea de series de Marvel que se recuerda con más agrado. Es algo así como el punto de equilibrio entre buena parte de los superhéroes más tradicionales de sus tebeos y ese cyber-espacio plagado de corporaciones, tecnología y contaminación que tanto caracteriza a los paisajes futuristas. Marvel 2099 fue un proyecto ambicioso de Joey Cavalieri –editor-, pero también de todos los guionistas y dibujantes que llevaron a Punisher, Ghost Rider, Ravage e, incluso, a Spiderman a un universo bastante distinto del que hasta entonces conocíamos.

Por supuesto que todas las colecciones que se editaron bajo este concepto estuvieron centradas en una única inquietud. Nos referimos al hecho de que se hayan publicado a partir de 1993 y durante algunos años seguidos, es decir, justo antes de iniciarse el siglo XXI que significó para la humanidad –temporalmente hablando- el paso a una nueva etapa de su historia, a su futuro tecnológico. En el Marvel Age No. 117 de Estados Unidos se aclaraba muy bien este aspecto, cuando se decía a propósito del Universo 2099, que su intención era hacer una reflexión sobre los temores que el ciudadano del común tenía –y tiene todavía- sobre el futuro que está construyendo la ciencia para la especie humana.

Doctor Muerte 2099 ocupa un lugar privilegiado dentro de aquel universo; no sólo porque fue una de las primeras maxiseries en publicarse, sino porque constituyó un experimento bastante arriesgado a nivel conceptual. Se trata de recuperar a uno de los villanos más reconocidos de los tebeos de Marvel, específicamente de Los Cuatro Fantásticos, y llevarlo hasta el 2099 en donde experimentará una caracterización absolutamente compleja. Se apartará de sus habituales rótulos de villano o enemigo, para erigirse –en la medida de sus posibilidades y de acuerdo a la situación- en una figura que contiene muchos rasgos de heroicidad.

Moore y Broderick observan en el Doctor Muerte –Víctor Von Doom- el arquetipo de héroe que ante las adversidades del futuro y, a pesar de su pasado, debe sumarse a los esfuerzos por evitar que las corporaciones tecnológicas y los intereses mezquinos conviertan a los hombres en sus esclavos. De suerte que si estamos acostumbrados a una imagen de Muerte por sus malévolas intenciones en Los Cuatro Fantásticos, en esta maxiserie de 12 números, nos encontramos con el Muerte que debe mudar rasgos completos de su personalidad.

Por cierto que la “transformación” de Víctor Von Doom no es solamente a nivel de conciencia, sino que también comporta aspectos importantes de su apariencia física. El Doctor Muerte ha sido el gobernante de Latveria durante buena parte de la centuria anterior, pero en este año 2099 muchas cosas han cambiado, pues tras su misteriosa desaparición, los desarrollos tecnológicos y las intrigas corporativas han hecho de su país natal un complejo conglomerado informático en el que abunda la miseria y que se perfila peligrosamente hacia la extinción. Von Doom tiene casi un siglo de retraso tecnológico, de modo que debe encontrar la fórmula que transforme su vieja y obsoleta armadura en una nueva y poderosa máquina tecnológica, con la que pueda recuperar todo aquello que era suyo.

La Historia de Doctor Muerte

Si se recorren los orígenes de Doctor Muerte tal vez pueda llegarse a pensar que ese carácter villano y malévolo –propio de su enemistad con Los Cuatro Fantásticos- no reposa en una búsqueda inmotivada de poder. Por el contrario, la historia de Doctor Muerte es bastante difícil: hijo de gitanos, tuvo que ver cómo el Barón de Latveria –país del este de Europa- asesinaba a su madre después de acusarla de brujería, y también cómo hacia lo propio su padre en los Balcanes, después de huir con él, siendo apenas un niño, por no lograr curar a un noble.

De allí se desprende su primera gran dimensión, es decir, la de monarca, pues si bien por él no corría “sangre real”, si lo unía al Barón de Latveria el odio y deseo de venganza por lo acontecido a sus padres. En el siglo XX logra asesinarlo y proclamarse como Monarca de Latveria, acompañado solamente por Boris, su criado de siempre.

Pero, Doctor Muerte es también un astuto científico; estudió con el mismo Reed Richards de Los Cuatro Fantásticos, y las quemaduras características de su rostro no son otra cosa que el producto de un experimento malogrado por trascender el más allá y reencontrarse con su familia. Su armadura –la misma que lo ha acompañado desde siempre- es el artilugio para esconder aquellos rastros.

Cierto es que todas estas situaciones por las que tuvo que pasar Víctor Von Doom desembocaron en su tercer grande rasgo: el de villano. Una vez dueño del poder en Latveria, pensó que tal vez podría extenderlo al resto del mundo y todos sus planes por concretar ese objetivo han sido el motivo más frecuente de sus encuentros con Los Cuatro Fantásticos.

Musas de Fuego

Este Musas de Fuego, es el número 1 de la maxiserie Doctor Muerte 2099 que, como dijimos, consta de 12 números en total. En ella aparece un Doctor Muerte que emerge de las ruinas de lo que fue su propio castillo. ¿Pero, podemos pensar que realmente se trata de Víctor Von Doom? Esta es una pregunta difícil; sucede que la desaparición de Muerte en el siglo pasado está revestida de un profundo misterio. Él mismo parece no lograr recordar con exactitud que le ha sucedido ¿Ha muerto y vuelto a la vida? ¿Dónde ha estado? Preguntas que permanecen irresolutas.

Sea como fuere, y sea quien sea, este Doctor Muerte parece preocuparse de inmediato por el destino al que se ha visto enfrentada Latveria. Su castillo ha sido derrumbado, sus calles han mudado de aspecto, la tecnología ha avanzado descomunalmente y, lo más importante de todo, ahora existe un nuevo soberano: el cyborg Tiger Wylde. Impulsado por el más visceral de los instintos, Muerte irá directamente a destruir a Wylde, pero podrá comprobar rápidamente que su armadura y poderes son una cosa retrograda y que un solo golpe del cyborg sería suficiente para destruirlo.

Sin embargo, ese primer encuentro con Wylde –en donde además puede comprobarse que quien está detrás de la armadura de Doctor Muerte no tiene ningún tipo de quemadura en su rostro, excepción de la que ahora le hace Wylde como castigo por su intromisión- permite que Fortuna, una gitana que lee las cartas al cyborg a cambio de que éste no atente contra su gente, huya junto a Muerte para salvarle la vida, después de que a través de su magia haya visto la posibilidad de que el renacido Doctor haga frente a los caóticos planes de Tiger Wylde.

En efecto, el panorama es desalentador para los habitantes de Latveria en este año 2099. Las corporaciones se pelean el control de la información, la tecnología y los hombres. Alchemax, Tritonium, Novograd, Stark/Fujikawa o Pixel son apenas ejemplos de los grandes grupos tecno-económicos que controlan los destinos de los latverianos. Dentro de ellos destaca la figura de Wylde, por su falta de escrúpulos. Antes perteneciente a Alchemax, pero a través de un golpe de estado ahora es dueño y señor de casi todo, aunque los grupos corporativos siguen investigando, robando información y chantajeando para encontrar el pie de quiebre que ponga a Wylde fuera de Latveria.

A Doctor Muerte no le interesará asociarse con ninguna de las corporaciones que pretenden destruir a Wylde, básicamente porque sus propósitos son distintos. Él fue el Monarca de Latveria en el siglo XX, luego desapareció –todavía no sabemos cómo-, pero ha vuelto para recuperar todo lo que era suyo. Además, aquella época de su monarquía es recordada como la de más progreso y justicia en la historia –curiosidad no gratuita de Muerte-. Por el contrario, sí se asociará con Fortuna y el resto del Clan Zefiro, un grupo de gitanos, del mismo origen que sus padres, que logra sobrevivir en Latveria merced a robar y vender información.

A este clan pertenecen entre otros, Wire –experto en informática-, Xandra –guerrera ejemplar-, Vox –médico- y, André. Después de curarse de las heridas que le propinó Wylde en su primer encuentro, y con la ayuda de Wire, Muerte sabrá que si pretende enfrentarse nuevamente al cyborg no debe dejarse arrastrar por el impulso, sino prepararse lo mejor posible. Por ello, parten todos a la isla Lobos de Afuera, muy cerca de Perú, en donde el consorcio Pixel tiene un centro de investigación clandestino.

En aquel lugar Muerte encuentra a la Doctora Quiñones, la más grande neurocientífica que conozca nuestro héroe. Allí, logrará persuadirla de que lo someta a una intervención médico-tecnológica, de la que saldrá más poderoso que nunca: su tradicional armadura y capa verde serán reemplazadas por una nueva aleación que se comunica con el cerebro reconstruido de Muerte a través de una cyber-malla. Es decir, lo que antes era apenas una coraza superpuesta, ahora es un complejo sistema de comunicación nanotecnológica que une su cerebro con su protección. De forma que este es el nacimiento del Doctor Muerte del año 2099, producto de los más poderosos avances de la cyberneurociencia. Así las cosas, parten todos de nuevo hacia Latveria, destruyendo la isla para no dejar rastro alguno de la nueva alianza que se ha gestado para derrocar al malvado Tyger Wylde.

Musas de Fuego es el primer paso en el intenso camino que espera a Doctor Muerte para recuperar todo lo que le pertenece. El camino será difícil: adelante hay una red peligrosa de corporaciones con armas listas para ser utilizadas, un cyborg al que sólo importan sus propios intereses y, también, una lucha interna con su propia personalidad y nueva condición, para saber cómo fue posible su muerte el siglo pasado y su renacimiento en éste.
_______

Doctor Muerte 2099 es una mezcla apasionante de misterio y heroicidad. Con él asistimos al develamiento de un universo conflictivo en el que muchas cosas deben reajustarse. Tecnología, ciencia, informática, pero también magia e intuición se mezclan aquí en una trama desbordante y unos dibujos dinámicos, rápidos y totalmente ellos mismos sofisticados para la época que representan. El siguiente paso será La Acción del Tigre.

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.