AUTOR: Elliot S! Maggin (guión), Curt Swan & Bob Oksner (arte)
TÍTULO: Superman en los Setentas (Tomo 3)
EDITORIAL: Grupo Editorial Vid, S.A. (Primera edición)
AÑO: 2002
PÁGINAS: 73
RANK: 7/10
.



Por Alexander Peña Sáenz

Superman, héroe clásico creado por Jerry Siegel y Joe Shuster en los años treintas, es una figura de culto e ícono clave para fanáticos del cómic y de la animación en general. Han sido muchas sus apariciones en revistas, videojuegos, películas, series animadas y diversos crossovers. Sin duda alguna, el primer héroe con superpoderes en la historia cultural, además de una genuina marca de patriotismo norteamericano.

Bien es sabido por los fanáticos que el lugar de origen de Superman no fue la Tierra. Vino de Krypton, un planeta de civilización muy avanzada, en donde la gente resultaba bastante fría y no mantenía relaciones físicas concretas; sus bebés se creaban a partir de los genes de los padres en probetas y una cámara matriz. Tal fue el origen del superhéroe, llamado originalmente Kal-El, y que fue enviado a la Tierra por su padre Jor-El, mientras Krypton desaparecía tras una explosión.

Ya en la Tierra, Jonathan y Martha Kent, habitantes de una pequeña villa en Estados Unidos (Smallville), lo encuentran y se hacen cargo del pequeño, criándolo con amor a pesar del extraño origen de éste. Al niño le llamarán Clark Kent, nombre con el cual se lo conocerá desde entonces en su condición de apariencia humana.

La juventud es la época para desarrollar sus poderes: visión de rayos x, súper fuerza, vuelo, aliento congelante, velocidad, etcétera. Ya no se podrá considerar a Clark Kent como un simple hombre; con estas habilidades se le puede pensar como súper-hombre, máxime cuando se decide a utilizarlas en pro de la Humanidad. Superman será también conocido como el hombre de acero, por su resistencia; el hombre del futuro, por la esperanza que trae consigo al proteger a la sociedad del crimen y; la maravilla de Metrópolis, por defender su ciudad como un hijo pródigo.

Clark Kent se siente como un ser humano real, tanto, que ha logrado despertar en él el sentimiento del amor: ama a sus padres y por supuesto a su mayor inspiración: Lois Lane, quien le acompaña como reportera del Daily Planet, diario de Metrópolis, en donde trabaja desde que es un adulto.

SUPERMAN EN LOS SETENTAS

Superman en los Setentas es una edición especial que rescata del olvido de los años, las aventuras de este gran superhéroe en aquella década. Este Tomo 3, publicado por la editorial mexicana Vid en el 2002, presenta una serie de aventuras dividas en cinco momentos: 1. ¿Quién era esa perra con la que te vi anoche?, en donde Superman se reencuentra con su antiguo amigo, el perro Krypto; 2. ¡Superman anda suelto!, en donde Superman se vuelve inmune a la kryptonita al tiempo que se cuestiona sobre esta invulnerabilidad; 3. ¿Tiene que existir un Superman?, en donde se pone de manifiesto la reflexión sobre si la Humanidad debe valerse de un superhéroe o, al contrario, luchar por sí misma; 4. La vida privada de Clark Kent: No puedo volver a casa, una visión bastante humana de Clark Kent y; 5. Superman contrajo matrimonio, aventura con Lois Lane en un mundo alternativo al real de Superman.

¿Quién era esa perra con la que te vi anoche?

Un par de perros se enamoran: una de pedigree y el otro callejero. Pero este último perro resulta ser especial. Los perros enamorados juegan en el parque y ocurre un extraño suceso. Es en ese momento cuando Superman se da cuenta de que se trata de una mascota especial; no es otro que un viejo amigo de la infancia: Krypto, perro blanco con poderes y habilidades superiores a las de un perro normal y que en el pasado fue compañero de Superboy.

En esta ocasión, ambos se enfrentan a una amenaza: un gas azul que empieza a envolver a la ciudad. El ozono que emana este gas es muy fuerte y dañino, sin duda mortal para los habitantes de Metrópolis. Los causantes del mal son unos delincuentes que han puesto bombas de humo para cubrir sus actos criminales en diversas partes de la ciudad. Tales pillos querían robar las obras de arte de un reconocido museo con esta siniestra técnica. Con la ayuda de Krypto, Superman podrá controlar exitosamente la situación y enviará a la cárcel a los malandrines. Los superpoderes de Krypto lamentablemente espantan a su perra enamorada, cosa que no le ocurre a Lois Lane, quién prefiere a un hombre con tan grandes poderes como los de Superman.

¡Superman anda suelto!

Un inesperado incidente al oeste de los Estados Unidos en una planta de energía, cuya fuente es la kryptonita pone en alto riesgo la vida de Superman. La planta va a explotar, así que el superhéroe debe impedir que el daño sea grave para la región. Por alguna extraña razón, Superman queda ileso, la kryptonita parece no afectarle ahora, pues se ha convertido en una especie de piedra de hierro verde sin ningún riesgo para el súper-hombre. ¡Ahora sí es invulnerable!, titula un diario del Daily Planet al relatar el suceso acaecido.

La gente comienza a rumorar respecto de este hecho. Morgan Edge, el nuevo director del sistema de comunicaciones Galaxia, que ahora posee al Daily Planet, duda de la invulnerabilidad del superhéroe: ¿Cómo sabemos si Superman no será igual? La duda sobre si el poder hace peligroso a quien lo posee recae en Superman con una frase que asevera: “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Morgan Edge encarga a Clark Kent como camarógrafo y presentador de televisión en el lanzamiento de un nuevo cohete-correo transcontinental, cuya función consiste en hacer más rápida la entrega de correos entre Metrópolis y Los Ángeles. Clark, disgustado –porque su profesión es tan sólo de reportero- se ve obligado a acudir al lugar del evento. Allí le esperan unos saboteadores, quienes buscan hacer explotar el cohete. Precavidos guardan kryptonita, en caso de que Superman aparezca. Al despegar el cohete, Clark se transforma rápidamente en el súper-hombre para evitar el sabotaje. La kryptonita ahora no le afecta en lo absoluto, deteniendo al primer saboteador.

Sin embargo, un plan B se teje en las alturas: dos aviones con armas están listos para evitar que el cohete siga su curso. Superman, invulnerable frente a los delincuentes de las alturas, duda de su función de héroe: “no me gusta repetir las cosas. Atrapar pillos puede ser muy aburrido si hago lo mismo cada vez”. Concluye con éxito el despegue del cohete y la aprehensión de los malvados. Pero, al parecer el incidente inicial en la planta de energía con la kryptonita, trae consigo una sorpresa oscura –sorpresa que no se revela en este número- para Metrópolis y Superman.

¿Tiene que existir un Superman?

La portada del Tomo III de Superman en los Setentas es muy diciente: un Superman tranquilo, mientras tras de él hay incendios, aviones estrellados estrepitosamente, metros descarrilados, asesinatos… En el mundo, haya o no superhéroes pasarán miles de vicisitudes que el hombre del común debe enfrentar y solventar. Por esta razón, a Superman se le debe juzgar:

“Te yergues tan orgulloso, Superman, con fuerza y poder… con un orgullo que encuentra eco en el alma de todo hombre que se ha enfrentado a otros hombres… Pero como a todos los hombres poderosos, te llegó el momento de cuestionarte a ti mismo y al uso de tu poder… y preguntar: ¿Tiene que existir un Superman?” (Pág. 29)


La aventura en este episodio comienza con una amenaza: unas esporas del espacio exterior vienen rumbo a nuestra galaxia. Su llegada alteraría el equilibrio galáctico de la naturaleza. Con suerte, el súper-hombre logra detener la amenaza, fundiendo miles de meteoros para crear un pequeño planeta que albergue las esporas. El lugar de la acción es el espacio, cercano a un sol rojo que debilita de sobremanera a Superman. Luego es rescatado por los guardianes del universo, raza de inmortales, cuya tarea es vigilar la seguridad de más de 100.000 millones de estrellas de la vía láctea más la vida de sus habitantes. Estos extraños seres implantan en Kal-El, la idea de que la figura de Superman interfiere en el progreso de la raza humana. Insisten en que éste retrasa la cultura de los seres humanos.

Tal situación, recuerda un episodio previo en donde la Liga de la Justicia contribuye a salvar de la contaminación a un planeta llamado Kalyarna. Superman dice a los habitantes del lugar las siguientes palabras:

“Jamás van a resolver sus problemas si dependen de otra persona… deben enfrentar sus propios problemas y meditar en la forma y la causa por la que contaminan su planeta” (Pág. 36)

En la Tierra los seres humanos deberían hacer mismo. Superman regresa al planeta Tierra, consternado por estos pensamientos: ¿Superman es culpable de crímenes contra la Humanidad? Al llegar a California sigue cuestionándose:

“Sí, tal vez he estado interfiriendo de más en todo… Yo decido lo que está bien o está mal, y les impongo mi decisión por la fuerza” (Pág. 38)
En ese lugar se encuentra con unos campesinos que ven cómo un jovencito decide a irse a una huelga en contra de su patrón. Este patrón amenaza con golpear al chico, pero Superman interviene. Los campesinos reaccionan e incitan al superhéroe a que castigue al malvado patrón. De repente todo el pueblo de pobre economía le pide ayuda a Superman para que arregle sus casas dañadas y solucione todo tipo de problemas.

Todas estas cosas presionan más la mente de nuestro héroe y trae consigo otros cuestionamientos: “¿Y si arreglas todos los barrios pobres y arrestas a todos los malos, qué pasaría?”. Superman se rebela en contra de la presión que el pueblo ejerce en él. Decide no ayudarlos, pues la ayuda debe venir de ellos mismos, para que asuman sus propias responsabilidades. De repente un terremoto azota el pueblo, destruyéndolo al instante. Superman trata de mermar los daños del siniestro natural deteniendo el terremoto y reconstruyendo las casas. Sin embargo deja la reflexión a los habitantes para una próxima vicisitud:

“No pueden depender de Superman para que arregle sus problemas cada vez que haya una crisis o un desastre… No necesitan a Superman… Lo que sí necesitan es el deseo de cuidar de su propio destino” (Pág. 44)

La vida privada de Clark Kent: no puedo volver a casa

Este es un episodio especial en donde Clark Kent, un ser lleno de recuerdos y sentimientos, visita su antiguo hogar de Villa Chica (Smallville). Una ruta interestatal pasa por su casa, así que tendrá que derribarla. Pete Ross, amigo de infancia de Clark es quien ha tenido la idea. En su juventud él había descubierto a Clark transformándose en Superboy, guardando su secreto. La idea de derribar esa vieja casa, tiene como objetivo eliminar cualquier prueba que incrimine a Clark como Superman. Clark, algo triste por destruir parte de su pasado, habla con Pete, mostrándole una cueva, cuyo interior posee hallazgos arqueológicos bastante interesantes. Pete al ver esto decide desviar la ruta y lograr que se declare el lugar como patrimonio histórico. Pete piensa en la cubierta de Superman, es decir Clark Kent:

“Debemos tener cuidado con lo que aparentamos ser porque algún día podemos darnos cuenta de que eso es lo que somos” (Pág. 51)

Superman contrajo matrimonio

En un mundo alternativo, una Tierra número dos, existe también un Superman con superpoderes que es capaz de combatir a los pillos, ladrones y demás delincuentes. Uno de ellos, es el Coronel Future, quien busca a toda costa deshacerse del superhéroe. Este villano contrata a otro malvado llamado el Mago. Para tal misión el Coronel Future le da una vara mágica de Merlín al Mago. En un día cualquiera del Metrópolis de este mundo alternativo, unos asaltantes roban un botín, Superman los detiene, pero llega el Mago y utiliza un poderoso hechizo de magia negra que hace desaparecer al superhéroe.

Tan solo queda Clark Kent, sin la memoria de haber sido alguna vez Superman. Lois Lane se acerca más a Clark, llevándolos después de muchas citas románticas al matrimonio. Ya en la vida marital, Lois descubre que Clark posee algunas características que no son propias de la naturaleza humana, es decir, unas extrañas fortalezas que él mismo desconoce.

Pasa un año y el crimen prospera enormemente en Metrópolis. Ya no existe un superhéroe que haga frente a tanto mal. Todos los criminales se adjudican la desaparición de Superman. El Mago, desilusionado por no poder probar que fue él quien cometió la hazaña, se convierte en un vago callejero. Lois le propone al Mago que deshaga el hechizo para así comprobar la veracidad de lo que dice. Aquel acepta y deshace la magia negra, trayendo de nuevo a Superman al mundo. Sin mayores dificultades, nuestro héroe neutraliza las nuevas ambiciones del malvado Mago. Lois algo triste por sacrificar su felicidad marital en pro de la ciudad, trata de alejarse. Superman va en su busca y le pide ser su esposa. Es así como en un mundo alternativo Clark Kent y Lois Lane se casan bajo una ceremonia al estilo kryptoniano.
_____________

Superman en los Setentas (Tomo 3) es un cómic entretenido, cuyo estilo en el dibujo y las tintas causa una sensación de alejamiento a las tecnologías utilizadas en el cómic de los recientes años. Sin duda todos los elementos –trama, diálogos, monólogos, villanos- son más ingenuos frente a la temática oscura y violenta que ronda en los tebeos actuales de DC, Marvel, Image y Dark Horse. Quizá esta animación refleja parte de la conciencia de aquellos años setentas, cuya esperanza se podía depositar plenamente en los héroes tanto reales como de la ficción. Superman sin duda, un icono histórico de la cultura estadounidense.

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.