AUTOR: Varios (Eduardo Gómez, Jaime Mejía Duque, Álvaro Pineda Botero, Alejandro Sanz de Santamaría, entre otros)
TÍTULO: Revista Texto y Contexto No. 23
EDITORIAL: Uniandes / Tercer Mundo Editores (Primera edición)
AÑO: 1994
PÁGINAS: 125
RANK: 5/10
.

Por Alejandro Jiménez

Los primeros números de la Revista Texto y Contexto eran publicados ya a mediados de la década de los ochentas y, sin duda, constituyen uno de los focos de divulgación más importantes que tuvo en su historia el Departamento de Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes, ahora proyectado bajo otras perspectivas en sus Facultades de Artes y Humanidades y Ciencias Sociales. No estoy del todo seguro, pero creo que con la restructuración académica al interior de la Universidad, la publicación dejó de existir, llegando –hasta allí tengo referencia- al número 36.

La orientación de la revista, a pesar de pertenecer –como se dijo- al Departamento de Filosofía y Letras, no fue de ningún modo sesgada, puesto que era publicada por el Comité Interdisciplinar de la Universidad, y contaba tanto con un consejo editorial, como con un comité patrocinador, en donde figuraron nombres como los de Jaime Jaramillo Uribe, Fernando Charry Lara, Juan Manuel Roca y Jaime Mejía Duque. De cualquier manera, la referencia a Ediciones Uniandes, la matriz editorial de la Universidad que había empezado a publicar aproximadamente en 1989, no aparece en ninguno de los números que tengo -23, 33 y 35-, aunque presumo, como afirma Guhl Nanneti, en uno de los artículos publicados en este número, que la preparación e impresión hecha por Tercer Mundo Editores era simplemente un asunto de colaboración técnica y que Uniandes asumía todo lo concerniente a la publicación.

Sea como fuere, la dirección de la revista estuvo durante muchísimo tiempo a cargo de Eduardo Gómez y Alejandro Sanz de Santamaría, quienes por supuesto colaboraron de manera frecuente también en ella como ensayistas. Este número, en particular, incluye artículos de profesores de universidades distintas a la de Los Andes, como son el caso de Jorge Castillejo de la Universidad Nacional, Luis Villar Borda de la Universidad Externado de Colombia, y Luz Mery Giraldo de la Pontifica Universidad Javeriana.

Texto y Contexto No. 23 se encuentra dividida en cinco secciones –no constantes en los demás números- que son en su orden las siguientes: 1. Prosas; 2. Crítica e Identidad; 3- Poesía; 4. Reseñas y Comentarios y; 5. Notas de Actualidad. A continuación repasaremos muy rápidamente el contenido concreto de cada una de estas partes:

Prosas

En esta sección se publican dos textos inéditos. El primero corresponde a Las Estaciones de un Día de Eduardo Gómez, del cual no podría asegurar que haya aparecido con posterioridad en alguno de sus libros, puesto que los desconozco. En todo caso, se trata de un escrito dividido en diez partes, de alto contenido poético, muy profundo, en el que Gómez considera algunos temas centrales como la rutina urbana, la incomunicación, la prostitución y, de la mano de un pesimismo radical, supera incluso el concepto joyceano de la hemiplejia para mostrarnos la manera en la que cualquier acto humano, por supremo que parezca, se reduce a mera gratuidad. Fijémonos en el siguiente fragmento:

“Se vio envuelto en el ir y venir de peatones apresurados y pensó, sin saber por qué: ‘Dentro de cien años todos estarán muertos’, pero esas montañas, esos edificios y estas calles iluminadas como para una fiesta (que nunca tendría lugar) seguirán ahí, recibiendo generación tras generación por varios siglos (¿Cuántos? ¿Hasta cuándo?) y entonces cayó en la cuenta de que también esas montañas que parecían eternas, estaban condenadas, de que incluso el sol estaba condenado. Pensó que las estrellas también mueren: después de algunos millones de años su ardor disminuye y entonces se van apagando hasta quedar reducidas a negros y pequeños cuerpos que inician una trágica emisión de ondas sonoras como si pidieran socorro a todo el universo” (Pág. 15)

El Siguiente texto titula Aquí no ha Pasado Nada de Jaime Mejía Duque, un pequeño cuento en el que un aparente interrogatorio militar a un guerrillero muestra el verdadero sentido de la guerra: el subversivo, dispuesto a morir sin confesar muestra el punto sin retorno que cruzan los militares, para convertirse en COBARDES que matan a quemarropa; ¿Qué actos pertenecen a la guerra? ¿Qué sucede cuando el objetivo de la misma se transforma en una cuestión de dignidad o superioridad? ¿A quién defiende el ejército, a quién la guerrilla? Mejía Duque, mostrando un estilo rápido pero de profunda reflexión filosófica asume así, el problema de la violencia colombiana, y el del juego en el que todos tienes desde el principio la partida perdida.

Crítica e Identidad

Esta es la sección más amplia de la revista y en ella se ubica los escritos ensayísticos, en este número referentes a literatura, historia, educación y arte. El primero, texto de Álvaro Pineda Botero: Las Escrituras Andantes y Otras Paradojas Quijotescas es un estudio de unas 30 páginas en donde se analiza una serie de elementos que podrían caracterizar a Don Quijote de la Mancha como una obra posmoderna, si bien, no en rigor, al menos sí por la utilización de ciertos elementos como el juego de autores, la autoconciencia de la obra, las modificaciones temporales, la extravagancia, etcétera.

Pineda Botero, conciente de los elementos que también han sido estudiados por los críticos a través de la historia para hacer ver a Don Quijote como una obra plenamente moderna, prefiere asumir el discurso de la novela, en el sentido de su proyección barroca, para distinguir de esa manera elementos que son correspondientes entre las obras barrocas y las posmodernas, hablamos de lo pesimista, de lo grotesco, del reconocimiento de la obra como organismo y de lo metaficcional (concepto de William Gass, 1970: la obra literaria puede llamar la atención sobre su propio carácter ficcional, rompiendo las barreras entre lo real y la ficción).

Sobre la base de estos elementos, sugiere una mirada a tres momentos especiales en el libro: el duelo del Vizcaíno, los diálogos del Canónigo y la Cueva de Montesinos. Los resultados de su ejercicio son sorprendentes: varios autores en la obra, varios lectores que al mismo tiempo son autores, intérpretes de los autores, lectores de los autores; todo un mecanismo realmente complejo de narración, muy utilizado en la novela contemporánea, pero que encontraría allí, en pleno barroco uno de sus primeros grandes maestros.
La conclusión central del estudio, sin embargo, no tiene que ver con el hecho de contar o no con suficientes elementos como para considerar a Don Quijote una obra posmoderna. Por el contrario, la discusión paulatinamente va desembocando en el problema de la verosimilitud de la novela –como género literario- y sus relaciones con la historia y la ficción. Lo verosímil, entendido aquí desde dos perspectivas diferentes, una que tendrá que ver con el aspecto formal y normativo del lenguaje (la relación pensamiento-enunciación) y, otra, cuyo núcleo es la reflexión sobre aquello que es o puede ser probable en la narración, lo verosímil, digo, se nos presenta como algo que se modifica de acuerdo a los lugares y las épocas, como algo que escapa a la verdad histórica y, por lo tanto, como el único compromiso del autor: Cervantes se compromete con lo verosímil, no con la verdad, porque el autor siempre está más allá de las normas; aquello que es verdadero en la ficción no es comprobable empírica ni científicamente en la realidad, sólo puede entenderse en el sentido de poder ser o haber sido.

El segundo texto publicado en esta sección es una reseña crítica hecha por Luis Villar Borda del texto de Hugo Ott Martín Heidegger. Tanto en este como en aquella la discusión central está en las relaciones políticas que tuvo el filósofo alemán con el Tercer Reich durante el advenimiento del nazismo. Heidegger, adscrito al partido nacional-socialista el 1 de mayo de 1933, fue nombrado rector-führer de la Universidad de Friburgo en ese mismo año y según la obra de Ott, pretendía asumir el control de todas las universidades alemanas. Allí, pues, se analizan algunas de las proyecciones que se consideraban para la educación alemana durante este periodo y la manera en la que Heidegger asume su vinculación al partido nazi durante la posguerra.

Alejandro Sanz de Santamaría, por su parte, nos presenta el texto titulado: Alienación en la Docencia. Retoma en él, el concepto de estructura de poder de Foucault para intentar una aproximación a los mecanismos de alienación que tienen lugar dentro de la educación. Analiza, de esta forma, las estructuras físicas (arquitectura) y conceptuales (reglamentos) en el sentido de las instituciones disciplinarias, y acudiendo a su experiencia propia como docente de la Universidad de los Andes en el curso de Doctrina Económicas, muestra cómo es posible la modificación de un conjunto de elementos que castran las posibilidades de la creatividad y la libertad individuales, sin necesidad de grandes modificaciones institucionales como punto de partida.

Dentro de los puntos que destaca como alienantes el autor podemos encontrar los siguientes: 1. El no vincular la vida y el saber, sino mantener una división arbitraria entre ellos; 2. Utilizar el poder del saber como instrumento para relacionarnos con los otros desde una perspectiva de verticalidad; 3. Imponer el uso del tiempo como base para los procesos; 4. Usar el pensamiento como una suerte de armadura que nos protege de la sensación de vulnerabilidad y; 5. La imposibilidad de buscar alternativas y respuestas en sí mismos, antes que en los autores y teorías establecidas como paradigmáticas y necesarias.

Finalmente, la profesora Luz Mery Girarlo nos presenta un análisis literario de la novela La Máscara y el Espejo de Jorge Guaneme, en donde explora la manera en la que una obra “ajena a todo macondismo”, permite entender, por un lado, la amplia tradición de violencia, caos, y marginalidad que ha existido en nuestro país y, por el otro, construir una reflexión sobre el arte basado en una doble apuesta por el conocimiento y la representación.

Poesía

Jorge Castillejo, ensayista, historiador y poeta; profesor, para la época de la Universidad Nacional, nos presenta en este número de Texto y Contexto tres poemas que hacen parte de su antología: Libro del Exilio. Reproduzco a continuación, el segundo de ellos:

De todas las cosas del mundo

Nunca
Me han preocupado las cosas sin significación
De todo lo que he visto
He amado sólo algunas
Un niño que corre tras los espinos blancos
O un bebé que ríe en su cuna
Una guitarra tirada en la arena
O las tortugas caminando su tortuoso camino
A lo largo de la sedienta playa
O alguien que dice adiós sin saber por qué
O la mujer que camina al lado de su hijo con firme mirada
O los ahogados que la miran impasibles tendiéndole la mano
Para que los salve
De todas las cosas del mundo, mar, tierra, nubes erráticas,
Auroras o soles en derrota o victoriosos
Entre todas las que no quiero nombrar porque son tan numerosas
E inútiles,
Pienso siempre en las huellas grabadas en la arena
Borradas una y otra vez por las olas del mar
Reseñas y Comentarios / Notas de Actualidad

La edición cierra con estas dos secciones que contienen reseñas publicadas a propósito del libro de Carlos Fuentes El Naranjo o los Círculos del Tiempo y la celebración de los primeros cinco años de Ediciones Uniandes. Además, se revisan y publican algunos artículos que aparecieron durante finales de 1993 y principios de 1994 en los diarios El Tiempo y El Espectador con relación al caso de las masacres perpetuadas por la Armada Nacional en cabeza del Coronel Rodrigo Quiñónez (caso Rochela, enero de 1989 y El Tropezón, 1992), el problema de la sociedad de consumo frente al caso Michael Jackson, la relación de Álvaro Mutis con varias multinacionales, notas sobre maltrato infantil en Colombia y la Historia de la Poesía Colombiana, texto publicado por la Casa de Poesía Silva.

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.