AUTOR: Varios (Abraham Moles, Eliseo Verón, Mariluz Restrepo de Guzmán, entre otros)
TÍTULO: Revista Signo y Pensamiento No. 3 (Vol. 2 – Año 2)
EDITORIAL: Pontificia Universidad Javeriana (Primera edición)
AÑO: 1983
PÁGINAS: 102
RANK: 4/10
.
.

Por Alejandro Jiménez
Según leo en uno de los documentos anexos a esta revista, su segundo número fue distribuido internacionalmente. Debo señalar que desconozco la trayectoria de la publicación, pero ateniéndome a lo que he podido encontrar en este número, pienso que no contaba con las exigencias que entiendo se hacen a una revista que pretenda catalogarse como indexada. Claro está que podría equivocarme en la interpretación que hago de “internacional”, y que sus autores, es decir, miembros de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Javeriana de ese entonces, hayan entendido como tal, la distribución del volumen a un par de grupos de interés restringido.

Sin embargo, sigo considerando que todavía así, esta revista no proyectaba para la época una cierta categoría de exportación. Encuentro razones para sostener lo que digo, tanto a nivel formal como de contenido. A nivel formal, puesto que la impresión y el diseño no son los mejores: la fuente utilizada es excesivamente pequeña y los bloques de párrafos van de lado a lado de la página sin dar espacio para el descanso de los ojos. Los textos de los artículos apenas si se ambientan con una figura cerca al título o al final y, por supuesto, no están acompañados de un abstract.

En cuanto a su contenido la situación no es distinta. Los dos artículos a destacar, una entrevista a Eliseo Verón y un estudio realizado por Abraham Moles son, como se ve, producciones ajenas al grupo editorial y colaboradores de la revista. El grueso de su postura que es, según ellos, la investigación en comunicación, se reduce a dos artículos que no son otra cosa que la descripción de problemas trabajados ya por muchos autores, o recuentos históricos de esos mismos problemas, pero nunca se arriesgan posturas o tesis significativas. Cuando hay metodologías de investigación, como en el artículo sobre la historia del video-casete en Colombia, la mirada se reduce a encuestas y proyecciones propias de modelos que son criticados en otros partes de la revista.

La entrevista a Verón titula Hacia una Semiología de la Recepción, en ella el autor propone algunas de sus ideas con relación al problema de la construcción de la actualidad a través de los mass-media, la teoría de la recepción como alternativa para el análisis de los efectos de mensajes en diferentes destinatarios, y el problema de la ideología en los discursos sociales. Por su parte, el articulo de Moles, Análisis Sistemático de la Sociedad como Máquina, es una síntesis bastante interesante sobre la teoría de los sistemas y redes aplicada a la sociedad; en ella, se trabajan las nociones de redes de servicio, redes de presiones y redes de opinión, base de la proyección que hace Moles sobre la manera en la que puede dejarse a un lado la idea de democracia representativa y la cultura regeliana (reforzadora de la norma), para apostar por una cultura convivial, en donde los mecanismos de comunicación del entorno son utilizados de manera imprevista para, por un lado, hacer resistencia al sistema y, por el otro, utilizar en términos de participación los campos de libertad.

Una semblanza de la vida y obra de Luis Buñuel, un superficial artículo sobre la relación mujer-sistema social-comunicación, y los dos artículos de investigación a los que me referí antes completan el corpus de este número. La edición cierra con una reflexión hecha a propósito de la evolución de la doctrina de la iglesia católica sobre la comunicación social. De ella, sólo queda la certidumbre de que esa institución ha jugado el papel más degradante e hipócrita en la historia de los hombres. Tal como sucedió con la astronomía, con la literatura y con la ciencia, se muestra aquí la manera en la que la iglesia juzgó y descalificó la prensa, la radio, el cine y la televisión, negándolos y prohibiéndolos, para luego decir de ellos cosas como: “son frutos del ingenio y el trabajo humano”, “dones de dios”, o, “benéficos instrumentos de comunicación”. Ayer mismo se ha pronunciado sobre la homosexualidad, considerándola en contra de los “designios divinos”, y lo más posible es que cuando a nuestra sociedad le repugnen todos esos juicios, tenga nuevamente que tragarse sus palabras.

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.