AUTOR: José Goytisolo
TÍTULO: Para Vivir Aquí
EDITORIAL: Bruguera S.A. (Primera edición)
AÑO: 1980
PÁGINAS: 186
RANK: 7/10
.
.


Por Alejandro Jiménez

Se lee en la pequeña nota biográfica sobre Juan Goytisolo que acompaña este libro que: "En el conjunto de breves relatos que constituyen la obra Para Vivir Aquí (1960), el autor muestra a través de un sutil contrapunto su definitivo rechazo de la abulia y el absentismo, formas emblemáticas de la sociedad burguesa"; pienso que se trata de una observación acertada y añado que si bien está escrito con un lenguaje aparentemente sencillo, la obra reviste una complejidad asombrosa. Además, este aspecto también hace parte del 'contrapunto' del que habla el editor, pues sus textos son -alternativamente- muestra de realismo social y notorios exámenes de la conciencia de los individuos.

Se trata en total de siete relatos cortos y uno último de mayor extensión, que ocupa casi la mitad del libro. En los primeros cuatro: Cara y Cruz; Suburbios; Otoño, en el Puerto, Cuando Llovisna y; el grandioso, El Viaje, Goytisolo plantea una serie de situaciones donde en rigor no acontece nada, donde la historia parece detenida y retrotrayéndose continuamente; como si varios cromos de una misma figura fueran puestos a la vista como en un caleidoscopio. La sensación es buscada y ajusta perfectamente con lo que ocurre al interior de lo narrado: relaciones sociales que se mantienen, distancias culturales frente a las cuales es preciso permanecer neutrales, focos de comunicación que sólo siguen siendo espacios para acrecentar nuestra soledad y mutismo e, incluso, nostalgia frente al carácter permanente de las cosas. Dice la pareja de El Viaje cerrando su experiencia:

"Nuestro interés por la gente era meramente superficial y ocultaba, debajo, una crueldad e indiferencia profundas. Las tragedias de los otros nos servían de entretenimiento y diversión y, la generosidad que aparentábamos constituía, a la postre, una manifestación más de nuestro egoísmo" (Pág. 73)
En La Guardia y La Ronda, los personajes transforman sus roles radicalmente, pero en el fondo y, a pesar de su mirada, la historia sigue siendo la misma: trabajos que se repiten de manera mecánica, el encuentro con el otro como un descubrimiento, la limitación de nuestras posibilidades a razón de condiciones sociales o geográficas. Finalmente, en Los Amigos y Aquí Abajo, Goytisolo parece centrar su atención ya no sólo en el absentismo, sino que sugiere, en el desarrollo de estos dos relatos, el problema de la falta de voluntad para la transformación.

Especialmente en el segundo texto la profundidad temática es inquietante. Su protagonista pasa de una repugnancia a lo bueno, ejemplar y ordenado (sin razón clara) a la consolidación de una guerra contra un enemigo abstracto y universal (idea), pero nunca logra -como sus amigos-, poder trabajar a nombre de algo realmente concreto y justificable. Su única forma de existir es, como él mismo lo asegura, "haciéndose mala leche". Goytisolo, voluntariamente exiliado, detractor directo de las costumbres y valores burguesas, re-construye en estas páginas, la todavía evidenciable condición humana, la órdiga: "Los buenos platos pa' unos y, los otros, ni olerlos".

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.