AUTOR: Rosa Agost de Canós
TÍTULO: Traducción y Doblaje: Palabras, Voces e Imágenes
EDITORIAL: Ariel S.A. (Primera edición)
AÑO: 1999
PÁGINAS: 159
RANK: 8/10
.
.


Por Alejandro Jiménez
La autora recupera una tipología de los textos audiovisuales (dramáticos, informativos, publicitarios y de entretenimiento) para construir sobre su base una caracterización de los modelos de traducción, en especial del doblaje. Su trabajo se sustenta en varías disciplinas: la lingüística, la comunicación, y la sociolingüística y; en un modelo de análisis que se sustenta a su vez en las dimensiones del contexto: semiótica, pragmática y comunicativa. Un texto escrito con un lenguaje muy asequible y con muchos ejemplos para sustentar las ideas y temas tratados.

La primera parte del texto está centrada en las modalidades de traducción audiovisual. Así, reconoce la incidencia del canal en la configuración de un determinado modelo de traducción: para los textos orales, corresponderá el doblaje, para los textos escritos, la subtitulación, y para los textos visuales, las voces superpuestas. Dicho esto, la autores desarrolla un análisis bastante centrado y sugestivo sobre cada una de ellas.

El doblaje. Esta modalidad de traducción –bastante frecuente en el cine, pero aún más en muchos programas de T.V. importados y en la mayoría de los seriados animados extranjeros-, se enfrenta esencialmente con el problema de la situación sonora. Sus requisitos fundamentales habrán de ser: 1. La sincronización de caracterización (voz del doblaje-aspecto del actor, voz de quien hace el doblaje-gesticulación del actor); 2. El sincronismo de contenido, es decir, la equivalencia entre el nuevo texto creado con motivo del doblaje y el argumento real del original; 3. El sincronismo visual (movimientos articulatorios, sonidos que se oyen en la cinta, etcétera).

El subtitulaje. En términos generales el subtitulaje se hace con una base media de 2 líneas escritas de 40 caracteres cada una en pantalla. El principal inconveniente que encuentra la autora con respecto a él, es la necesidad de traducir al lenguaje escrito aquello que en la cinta original se encuentra de manera oral, es decir, buscar mantener lo expresado oralmente en la línea escrita. Así mismo, esta técnica se encuentra subordinada al desarrollo de la acción, de modo que si un personaje habla muy rápido, o las escenas del video están sobrepasándose velozmente, no hay tiempo para traducir todo a lo escrito, o al menos habrá que hacerlo exigiendo demasiada velocidad de lectura.

Voces superpuestas. Esta modalidad de traducción se conoce tradicionalmente como voice-over. Como su nombre lo indica, se trata de una emisión simultánea de la banda original de la película y su doblaje, lógicamente este último con un sonido mucho más fuerte. Aquí, no interesan los sincronismos, y es una técnica bastante utilizada en los documentales y reportajes.

Interpretación simultánea. Hace referencia a la modalidad por la cual se superpone la voz del traductor/intérprete a los actores que están en las películas. Cuenta Agost Canós, que esta fue una técnica muy utilizada en el cine, antes del desarrollo total de las otras técnicas, y todavía hoy desarrollada, por ejemplo, en las presentaciones teatrales que tienen traductores visuales en la parte superior del escenario, y también en las entrevistas a personajes de habla extranjera, en noticieros o programas de opinión.

La segunda parte del libro se centra específicamente en los problemas de la tipología textual con relación a la traducción. La autora, como dijimos antes, caracteriza esa tipología textual de acuerdo a: 1. Lo pragmático: participantes, situación comunicativa e intención comunicativa; 2. La situación comunicativa: variedad de uso y variedad de usuario y; 3. Lo semiótico: género del texto. De la misma manera re-construye el marco histórico de las clasificaciones del texto audiovisual hecho desde la lingüística. Tiene en cuenta, a este respecto, los aportes de:

• Werlich (1975): Descriptivo, narrativo, expositivo, argumentativo, instructivo
• Adam (1992): Conversacional, predictivo, retórico
• Castella (1994): Tipología contextual (tema, modo, tenor), narrativo, expositivo, argumentativo, directivo, retórico

Recogiendo, pues, estos aportes, y también algunos otros hechos desde la reflexión propia de la traductología, Agost Canós, propone la siguiente clasificación de los géneros audiovisuales:

• Dramáticos (narra – narra/describe – narra/expone)
• Informativos (narra – narra/describe – narra/instruye)
• Publicitarios (instruye – instruye/expone)
• Entretenimiento (narra – narra/instruye – conversa)

Cierra el capítulo, una consideración que hace la autora acerca de los factores que condicionan el doblaje. Los estudia de la siguiente manera: 1. Los técnicos; aquellos que hacen referencia a la inmediatez de la emisión que impediría, por ejemplo, un doblaje; 2. Los económicos; costos, existencia de lenguas minoritarias que no son rentables, regalías; 3. Políticos; relaciones entre países, control idiomático, prevalencia de la T.V. pública; 4. Los que se refieren a la función del producto; lenguaje propio de las cadenas televisivas, audiencias determinadas (niños, adultos) y; 5. Los que se refieren a los destinatarios; públicos, niveles determinados de cultura de acuerdo a la audiencia y sociedad, medios elitistas, etcétera.

El capítulo 3, por su parte, es la reconstrucción de la evolución y la situación actual del lenguaje. La autora propone un recorrido que va desde el cine mudo acompañado en sala por bandas de música, pasando por el cronófomo, las películas sonoras, las versiones multilingües, la instalación de estudios, la aparición de la sincronización, hasta la masificación del doblaje y la posición de los distintos países frente al imperialismo estadounidense a través del cine. Aquí, la autora se detiene un tanto para observar la manera en que los países industrializados y con producción cinematográfica constante (Francia, España, Inglaterra) crean medidas de protección para su propio mercado y censuran más o menos explícitamente los productos extranjeros, al tiempo que impulsan el nacionalismo de sus producciones.

El siguiente capítulo considera las distintas fases en el proceso del doblaje, propiamente dicho: la traducción, la adaptación/ajuste, el cheken, producción, dirección y mezclas. Posteriormente recupera la tipología que ha arriesgado y analiza cada uno de los géneros, para caracterizarlos y estimar las modalidades de traducción que son más acertadas para cada uno de ellos. Finalmente, en el capítulo seis, realiza una aproximación desde la semiótica, la pragmática y la comunicación a los discursos audiovisuales para observar la manera en la que los elementos configuradores de la traducción (contexto, dimensión profesional y técnica) pueden complejizarse todavía más.

These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.